El Reino Celestial del Mesías y la Restauración de Israel

El asombroso cumplimiento de las profecías mesiánicas en el día de Pentecostés


Philip P. Eapen

Inglés | മലയാളം

¿Cuál es el significado de los eventos que sucedieron el día de Pentecostés? Estos eventos se registran en el segundo capítulo de los Hechos de los Apóstoles. A menudo asociamos Hechos 2 con el bautismo del Espíritu Santo o ‘hablar en lenguas’ o las prácticas de la Iglesia primitiva. Sí, ese día, el Señor Jesús derramó Su Espíritu Santo sobre ciento veinte discípulos que estaban esperando en oración para recibir esta Promesa. Los discípulos fueron bautizados en el Espíritu; y hablaban idiomas extranjeros que nunca habían aprendido (Hechos 1:5). Recibieron el poder de llevar el Evangelio hasta los confines de la tierra. Pero ese día es mucho más significativo.

El sermón de Pedro y la asombrosa respuesta que recibió de sus oyentes se suman a la importancia de ese día. Tres mil judíos se arrepintieron de sus pecados; y fueron bautizados en agua como señal de obediencia al Evangelio. Así es como se convirtieron en miembros de la Iglesia. ¡También querían recibir el Espíritu Santo! Fue un gran día. Pero eso no es todo.

Lleno del Espíritu Santo, el apóstol Pedro anunció que todas las profecías sobre el Mesías y el Reino Mesiánico se cumplieron en Jesús; Estas eran las cosas que los judíos habían estado anhelando. Muchos judíos de ese día se sintieron decepcionados con Jesús porque no se comportó como el Mesías de sus sueños. A través de su sermón, Pedro corrigió las nociones erróneas que tenían sus oyentes sobre el Mesías. Las profecías a las que me refiero se encuentran en el capítulo treinta y siete de Ezequiel. A través del sermón de Pedro, entendemos que se cumplieron tres predicciones clave en Ezequiel 37. Examinaremos cada uno de estos.

1. Coronación de Jesús como Mesías (Rey)

Consideremos esta profecía de Ezequiel

“Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos tendrán un solo pastor; … Y mi siervo David los gobernará para siempre.”1

Esta es una reiteración del juramento de Dios a David. Ezequiel sabía que David no volvería a la vida para gobernar Israel. Uno de los descendientes de David gobernaría para siempre. Ese descendiente, el Mesías, estaba destinado a morir y luego volver a la vida. El apóstol Pedro afirmó que David había profetizado la resurrección del Mesías.

“Hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia en cuanto a la carne levantaría al Cristo para que se sentara en su trono. viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo … — Hechos 2:29-31

Jesús ciertamente se levantó de entre los muertos; los apóstoles fueron sus testigos. Pero Pedro estaba más emocionado por lo que significaba esa resurrección en términos del cumplimiento de la esperanza de Israel de un Reino Mesiánico. Por lo tanto, el apóstol Pedro pasó a citar la predicción del profeta David con respecto al cumplimiento de la promesa que Dios le hizo. Esa profecía se cumpliría de una manera especial. David predijo que su descendiente sería entronizado en el cielo a la “diestra” de Dios—no en Jerusalén. Esta es la famosa profecía de David:

David él mismo dice: “Dijo el Señor a mi Señor: ‘Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”. — Hechos 2:34-35

¡Guau! El trono de David … ¡en el cielo! ¿No es un giro inesperado en la historia? En su sermón, el apóstol Pedro afirmó que la promesa de Dios a David se cumplió cuando Jesús fue levantado de entre los muertos e instalado como Señor y Mesías (Rey). Tanto la resurrección como la coronación del Mesías habían sido profetizadas por David.

¿Qué pasa con los judíos que esperaban el cumplimiento terrenal de sus expectativas mesiánicas? ¿Cómo podían saber con certeza que su Mesías estaba entronizado en el cielo? Pedro afirmó que el derramamiento del Espíritu era prueba suficiente de que Jesús fue coronado como Mesías a la diestra del trono de Dios.

“Así que, exaltado por la diestra de Dios y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís”. — Hechos 2:33

A este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha hecho Señor y Cristo”. — Hechos 2:36

Los signos visibles y audibles del Espíritu convencieron a los judíos que se habían reunido allí. Sí, los obligó a pensar de manera diferente sobre el Mesías y Su reino. ¿No se suponía que el Mesías era un Rey en la tierra, con un dominio geográfico, gobernando sobre el Israel étnico? ¡Pero tres mil de ellos estaban dispuestos a abandonar su interpretación sionista y abrazar la interpretación de Pedro de un Mesías celestial que gobernaba sobre todas las naciones de la tierra!

El apóstol Pablo también trató de convencer a los judíos de la Antioquía de Pisidia del cumplimiento de la esperanza de Israel para el reino mesiánico. Él también citó la predicción de David, especialmente de los Salmos. Por favor tome nota de la conclusión de Paul:

“Nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa hecha a nuestros padres, la cual Dios nos ha cumplido a nosotros, sus hijos, resucitando a Jesús; como está escrito también en el salmo segundo: “Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy”. — Hechos 13:31-32

sobre el cumplimiento de su sueño nacional de un Reino Mesiánico? ¡Esas son las buenas nuevas que predicó Pablo!

Indeed, what could be greater good news to Jews than that about the ¿Qué podrían ser mejores noticias para los judíos que las noticias sobre el cumplimiento de su sueño nacional de un Reino Mesiánico? ¡Esas son las buenas nuevas que predicó Pablo! “Predicaba el reino de Dios y enseñaba acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento”. ¡Qué conclusión más apropiada para el libro de los Hechos!

¿Cuáles son las buenas noticias que predicas? Algunos de nosotros predicamos solo sobre la muerte de Jesús en la cruz; otros predican sobre la resurrección. Los apóstoles predicaron “el Cristo crucificado” - ¡el Jesús crucificado que resucitó de entre los muertos y se convirtió en Cristo, el Rey ungido! ¡Es triste que a menudo no nos detengamos a pensar en el significado de las palabras “Cristo” y “Mesías”! “Cristo” no es el apellido de Jesús. Es nuestra confesión que Él es Rey de reyes.

Después de que arrestaron a Jesús, algunos líderes judíos lo llevaron a juicio. El sumo sacerdote judío le preguntó a Jesús:

El sumo sacerdote le dijo: —Te conjuro por el Dios viviente que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. — Mateo 26:63

El Sumo Sacerdote quería saber si Jesús afirmaba ser el Mesías por quien Israel esperaba expectante durante siglos. Según los judíos, su Mesías tenía que ser un hombre que restauraría la gloria anterior de un Israel unificado bajo el rey David. Todos los reyes del Antiguo Cercano Oriente afirmaron ser hijos de Dios; así es como justificaron su derecho a gobernar a las personas. La frase “Hijo de Dios” debe verse en ese contexto. Jesús, en su respuesta, intentó corregir la noción del Sumo Sacerdote con respecto al Mesías. Deliberadamente usó la frase “Hijo del Hombre” cuando se refirió a sí mismo. Esa frase fue de la profecía de Daniel. Daniel había visto a “uno como un hijo de hombre” ascendiendo sobre las nubes del cielo a la presencia de Dios para recibir el dominio eterno sobre todos los reinos de la tierra.

Jesús le dijo: —Tú lo has dicho. Y además os digo que desde ahora veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del poder de Dios y viniendo en las nubes del cielo. — Mateo 26:64

En resumen, Jesús dijo: “Sí, soy el Mesías; pero no soy el tipo de mesías que esperabas—alguien que gobierna la pequeña nación de Judea como cualquier otro rey. Soy el Hijo del Hombre a quien Daniel vio en su visión. Yo gobernaré desde el cielo, sentado a la diestra del Dios Todopoderoso”.

¿Y su “viniendo en las nubes del cielo”? Jesús estaba citando a Daniel. El lenguaje utilizado aquí es apocalíptico y simbólico. La “viniendo en las nubes del cielo” indica la demostración de poder del Mesías a través de actos de salvación y juicio.2 La clave para comprender el significado de la declaración de Jesús está en la frase “verás”. En otras palabras, Jesús dijo que el Sumo Sacerdote Caifás vería la evidencia de Su reinado. Esa evidencia incluyó el derramamiento del Espíritu Santo y todos los milagros que haría Jesús resucitado. Es posible que Caifás haya vivido lo suficiente para ver la demostración más grandiosa del juicio real de Jesús sobre Jerusalén en el año 70 d.C. en cumplimiento de Malaquías 3: 1-5.3

Podrías protestar: “¿Pero no es un poco decepcionante que la coronación de Jesús no haya sucedido en la tierra? Esperábamos que gobernara desde Jerusalén”. Lamento decir que su supuesta “esperanza cristiana” de ver un mesías gobernar desde Jerusalén no es diferente del antiguo pensamiento judío que Jesús deseaba corregir. San Pedro también proclamó un cumplimiento celestial del Reino de Dios en el día de Pentecostés. Si tres mil judíos que escucharon a Pedro estaban convencidos de que su esperanza nacional se cumplió en Jesús resucitado y glorificado, ¿qué le impide a usted, cristiano, creer en el evangelio de Pedro? ¿Ve alguna ventaja práctica específica en tener a Jesús sentado en un trono físico, como cualquier otro rey, en Jerusalén? ¿Cómo es que Jesús en un trono celestial, muy por encima de todos los principados y potestades, es menos atractivo para ti o menos accesible para ti que un Jesús en un trono terrenal?

Dios elige la manera en que cumple sus promesas. Hay cumplimiento literal y hay cumplimiento que va más allá del sentido literal. Por ejemplo,

For instance,

Cristianos, tienen el deber de creer en el Evangelio que predicaron los apóstoles Pedro y Pablo. Si declararon la promesa de Dios a David como “cumplida”, que así fuera. El Mesías estaba en Su trono. Su Reino fue inaugurado. El derramamiento del Espíritu fue evidencia suficiente para probar esto.

¿Cómo puedes decir que Jesús aún no es el Mesías (el Rey ungido)? Entonces, ¿por qué le llaman Cristo? ¿Cómo puedes siquiera confesar que “Jesús es el Señor” cuando ni siquiera crees que Él es el Señor de todo?

¿Cómo se puede inaugurar el Reino Mesiánico sin la restauración de Israel? ¿No predijo Ezequiel que el pueblo de Judá y de Israel se reuniría de tierras lejanas para unirse como una sola nación?

2. La Unificación de Israel

Consideremos la segunda profecía importante en Ezequiel 37.

“Así ha dicho Jehová, el Señor: Yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron; los recogeré de todas partes y los traeré a su tierra. Haré de ellos una sola nación en la tierra, en los montes de Israel, y un mismo rey será el rey de todos ellos. Nunca más estarán divididos en dos reinos”. – 37:21-22

Esta profecía también se cumplió el día de Pentecostés cuando Jesús fue proclamado por primera vez como Mesías. Durante ese festival religioso, había judíos de “todas las naciones bajo el cielo” en Jerusalén.

Vivían entonces en Jerusalén judíos piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Al oír este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua.

Estaban atónitos y admirados, diciendo: —Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, los oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, el Ponto y Asia, Frigia y Panfilia, Egipto y las regiones de África más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, los oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.

Estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: —¿Qué quiere decir esto? (Hechos 2:5-11)

Es en respuesta a esta pregunta que Pedro se puso de pie con los Once y habló a la multitud. Los convenció de que Jesús fue exaltado por Dios como su Mesías. Al oír esto, se compungieron de corazón. No tenían más objeciones.

Al concluir su sermón, el apóstol Pedro se dirigió deliberadamente a esa multitud judía de todas las naciones como “toda la casa de Israel”.

“Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha hecho Señor y Cristo”. (2:36)

Eso no fue un accidente. El Espíritu Santo hizo que Pedro pronunciara esas palabras. Hablando humanamente, “todo Israel” no estaba reunido allí. Todos sabían que el reino de Israel (las diez tribus) estaba perdido para siempre. Después de que fueron exiliados alrededor del 700 a.C., esas diez tribus se mezclaron con otras naciones. Perdieron su identidad. Durante el tiempo de Jesús, solo tres tribus estaban presentes allí: Judá, Benjamín y Leví. Aún así, Dios trajo judíos de “todas las naciones” a Jerusalén ese día. Eso ciertamente no fue un accidente. Miles de ellos estaban en la ciudad. Tres mil de ellos creyeron en el mensaje de Pedro.

Como mencioné anteriormente, Dios elige la manera en que se cumple Su palabra. Ciertamente, no fue la intención de Dios crear de la nada las diez tribus perdidas de Israel con el fin de cumplir la palabra que Él habló a través de Ezequiel y otros profetas. En cambio, el Espíritu Santo, a través de Pedro, se dirigió a los judíos de “todas las naciones” como “toda la casa de Israel”.

Los cristianos que todavía esperan ver una reunión física de todos los judíos en la tierra de Palestina no han entendido el sermón de Pedro. No entiendo cómo pueden creer que Jesús es el Mesías si Jesús aún no ha unificado a todo Israel. ¡Qué desafortunado que los cristianos que creen en la Biblia gasten su tiempo, dinero y otros recursos en proyectos que promuevan la inmigración de judíos a la tierra de Palestina! ¡Esperan que las tribus perdidas de Israel sean descubiertas! Peor aún, los sionistas continúan contaminando esa tierra con la sangre de inocentes. ¡Los crímenes de lesa humanidad, el apartheid, la persecución de palestinos, la limpieza étnica y los asentamientos ilegales en el territorio ocupado se justifican como acciones que ayudan a cumplir la profecía!

Un sistema teológico llamado El dispensacionalismo hace creer a los cristianos que Jesús el Mesías dejó inconclusa su misión en la tierra. Según John Darby, el fundador de El dispensacionalismo, Abraham e Israel son la primera prioridad de Dios. El dispensacionalismo dice que Dios pausó temporalmente Su trabajo con “Israel” después de que Jesús estableció Su iglesia. Dicen que la “Era de la Iglesia” o “la dispensación de la Gracia” es un breve interludio en la gran orquesta de Dios que involucra a Israel. Incluso lo llaman un período entre paréntesis. A los gentiles se les permitió entrar a la Iglesia. Pero la Iglesia, se nos dice, no era la primera y principal misión de Dios. Creen que Dios sacará a la Iglesia de la tierra para reanudar Su plan para Israel. Solo entonces, en algún momento incierto en el futuro, el Mesías unirá a Israel como una sola nación. Creen que el Mesías descenderá físicamente a esta tierra para establecer el trono de David en Jerusalén. Se nos asegura que para entonces se habría construido un tercer templo en Jerusalén. ¿Qué más? ¡Dicen que un equipo de sacerdotes levíticos ofrecerá sacrificios de animales en ese nuevo templo! ¿Puede algún cristiano sensato creer que Jesús, el Cordero de Dios que fue sacrificado de una vez por todas, presidirá un reino judío en el que se ofrecerán sacrificios de animales?

Cualquiera que entienda las Escrituras puede identificar los peligros del Dispensacionalismo. Dios no estableció la Iglesia como un “interludio”. No vivimos en un “período entre paréntesis”. La Iglesia de Jesucristo es la entidad más importante en el esquema de cosas de Dios. La Iglesia no es “un negocio secundario” de Dios. ¡Es lo principal! La Iglesia de Jesucristo, compuesta por judíos y gentiles creyentes, siempre ha sido “misterio escondido desde los siglos en Dios, el creador de todas las cosas, para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales”.4 Y eso no es todo. Pablo quería iluminar a los gentiles sobre este “misterio”5

Los que promueven el dispensacionalismo presentan a los judíos un mesías débil e ineficaz, un mesías que no logró unir a Israel; un mesías que no llegó a ser Rey; un mesías en quien la promesa de Dios a David no se cumplió. No es de extrañar que los judíos le den la espalda a Jesús. Los judíos quieren escuchar acerca de un mesías que ha cumplido con todos los propósitos de Dios para Israel como se declara en los Profetas; quieren un mesías que ya haya restaurado la tienda caída de David a su antigua gloria.

Dios ha cumplido Su plan para la nación de Israel en Jesucristo. Nada queda incompleto.

La buena noticia es que Dios ha cumplido su plan para el Israel étnico en Jesucristo. Dios cumplió Su juramento a David a través de Jesús el Mesías. Se inauguró la era mesiánica y estuvo marcada por el signo inconfundible del derramamiento del Espíritu Santo. ¿Por qué necesitamos el sionismo ahora? ¡El Mesías está en Su trono! ¿Por qué debería importarle a alguien quién gobierna los reinos terrenales? El Mesías está sobre todos los tronos terrenales. ¿Por qué iba alguien a luchar por la tierra de Palestina como si esa “sombra” no se hubiera cumplido en el Mesías? No importa si vivimos en Israel o en otro lugar. Lo importante es si estamos “en Cristo” ¿No prometió el Todopoderoso el Mesías reinante, “Tan solo pídelo, y te daré como herencia las naciones, toda la tierra como posesión tuya”?6 Ya no se trata de una pequeña franja de tierra, amigos. Se trata de un dominio global. Es un Reino celestial de proporciones cósmicas.

El apóstol Pedro presentó un Mesías victorioso a “todo Israel”; ¡Tres mil de ellos estaban convencidos! El resultado de ese sermón habla por sí mismo. Miles más siguieron al Mesías en los días y años que siguieron. Que el buen Dios abra los ojos de los cristianos de hoy para que vean lo que vio Pedro el día de Pentecostés. Que Él abra los ojos de los judíos para que vean lo que esos tres mil judíos vieron en el Día de Pentecostés: ¡el Hijo de David reinando sobre todo el universo desde el cielo!

Ahora examinaremos la tercera profecía mayor en Ezequiel 37.

3. ¡El Espíritu Santo levanta un gran ejército!

“La mano de Jehová vino sobre mí, me llevó en el espíritu de Jehová y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Me hizo pasar cerca de ellos, a su alrededor, y vi que eran muchísimos sobre la faz del campo y, por cierto, secos en gran manera. Y me dijo: —Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? …

“… y mientras yo profetizaba se oyó un estruendo, hubo un temblor ¡y los huesos se juntaron, cada hueso con su hueso! Yo miré, y los tendones sobre ellos, y subió la carne y quedaron cubiertos por la piel; pero no había en ellos espíritu.

“… Me dijo: «Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu que así ha dicho Jehová, el Señor: “¡Espíritu, ven de los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos, y vivirán!”» Profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron y se pusieron en pie. ¡Era un ejército grande en extremo”! – Ezequiel 37:1-10

Pedro, en su sermón, declaró que el derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés fue el cumplimiento de una de las profecías de Joel. Joel no fue el único profeta que había predicho el derramamiento del Espíritu.

“Toda la casa de Israel” que se reunió en Jerusalén de “todas las naciones bajo el cielo” era como huesos secos, más allá de la redención y sin esperanza. Se les predicó la buena noticia de la inauguración del reino mesiánico de Jesús. Tres mil de esos judíos juraron lealtad al Mesías. Se arrepintieron de sus pecados. A través del bautismo, fueron sepultados con Jesús; también participaron en su resurrección. Fueron vivificados en Cristo. El derramamiento del Espíritu Santo sobre los discípulos de Jesús resultó en la creación de un ejército viviente a partir de esos huesos muertos. Esta fue la manera en que Dios cumplió la visión del “Valle de los Huesos Secos” que se describe en Ezequiel 37. Nada de esta importancia y escala ha sucedido nunca en la historia de Israel.

El Espíritu Santo resucitó los huesos secos del Israel étnico para crear un ejército viviente: el nuevo Israel, que es la Iglesia de Jesucristo.

Significativamente, este Israel pertenecía a Jesús el Mesías. ¡El Israel resucitado y lleno del Espíritu se convirtió en el núcleo de la Iglesia de Jesucristo! Este nuevo “Israel” fundado en Jesús, la Piedra Angular, y en el fundamento de Los Doce Apóstoles. El número “doce” no fue un accidente. Los Doce Apóstoles nos recuerdan a los doce patriarcas. Lideran al nuevo Israel. No es de extrañar que Jesús prometiera sentar a los Doce apóstoles en doce tronos para juzgar a “las doce tribus de Israel”.7 De manera similar, la epístola de Santiago comienza con este saludo: “Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud”. Está claro que Santiago se refería a la Iglesia. Fue a este nuevo Israel que más tarde Dios añadió a los creyentes gentiles. Pero los apóstoles trabajaron duro para llevar estas buenas nuevas primero a los judíos de todo el imperio romano, y luego a los gentiles.

Los miembros de la Iglesia primitiva eran todos hijos de Dios. No había “cristianos nominales” entre ellos. En Jesucristo, ellos tenían una nueva identidad.8 Israel, una masa de huesos secos, resucitó para tener una nueva identidad. Los judíos que se negaron a creer en Jesús el Mesías no tenían parte en este nuevo Israel.

El apóstol Pablo entendió cómo el Evangelio cambió la naturaleza misma del “pueblo de Dios”. Por lo tanto, cambió la definición de las palabras “judío”9 e “Israel” antes de escribir “todo Israel será salvo”.10 Estaba angustiado por la terquedad de los judíos en quienes Dios había invertido tanto.11 Pablo se consoló a sí mismo diciendo:

No que la palabra de Dios haya fallado, porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos suyos, sino: «En Isaac te será llamada descendencia.» Esto es: no son hijos de Dios los hijos según la carne, sino que son contados como descendencia los hijos según la promesa … – Romanos 9:6-8.

Entonces, ¿quiénes son “los hijos según la promesa?” ¿Quién es digno de ser llamado simiente de Abraham? ¡Nada menos que Jesús! Pablo dice eso claramente en Gálatas.

“Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su descendencia. No dice: «Y a los descendientes», como si hablara de muchos, sino como de uno: «Y a tu descendencia», la cual es Cristo”.12

Si solo Cristo califica para ser llamado “La descendencia de Abraham”, ¡el Israel étnico no puede reclamar la herencia o las promesas de Abraham! Solo aquellos que pertenecen a Jesucristo pueden ser verdaderos herederos de esas promesas. El Evangelio de Jesucristo hizo posible que tanto Judíos como Gentiles fueran herederos de las preciosas promesas que Dios le había dado a Abraham.

“pues todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente descendientes de Abraham sois, y herederos según la promesa”. – Gálatas 3:27-29

A los judíos que se jactaban en la carne, Pablo les dijo:

“No importa si fuimos o no circuncidados. Lo que importa es que hayamos sido transformados en una creación nueva. Que la paz y la misericordia de Dios sean con todos los que viven según ese principio; ellos son el nuevo pueblo de Dios”. – Gálatas 6:15-16.13

¡Paz y gracia sean sobre el verdadero Israel de Dios!

Conclusión

Cuando pensamos en el Día de Pentecostés, no debemos pensar que su importancia se limita al derramamiento del Espíritu Santo. También fue el día en que los apóstoles proclamaron la inauguración del Reino Mesiánico de Dios. Era este reino el que Dios le había prometido a David. Pedro afirmó que Dios había cumplido Su juramento a David al instalar a Jesús en el trono de David en el cielo, a la diestra del trono de Dios. Y Jesús demostró que Él era verdaderamente el Señor y Mesías al recibir el Espíritu del Padre y al regalar el Espíritu a Sus discípulos. La Iglesia de Jesucristo se convirtió en el gran ejército que Ezequiel había visto en su visión.

Segundo, Dios había cumplido Su promesa de unir a todo Israel bajo Su Mesías. Dios trajo judíos de todas las naciones bajo el cielo a Jerusalén. Tres mil de estos judíos se sometieron al Mesías Jesús. Dios revivió estos “huesos secos” de Israel por Su Espíritu y los levantó como un ejército tal como Ezequiel lo había predicho. Junto con los ciento veinte discípulos de Jesús, los 3000 hombres y mujeres se convirtieron en el verdadero Israel, la Iglesia de Jesucristo. Los judíos que rechazaron a Jesús permanecieron como descendientes “carnales” de Abraham. Fueron expulsados como Ismael.14 Aquellos que recibieron a Jesús, la prometida “Simiente de Abraham”, se convirtieron en herederos de las bendiciones de Abraham.

¿Crees que Jesús resucitado, que ascendió al trono más alto del cielo, pasará por otra coronación en la tierra? Él ya es Rey de reyes y Señor de señores. Los cristianos sionistas sueñan con Jesús, que se convertirá en rey en la tierra, aunque David profetizó: «El Señor dijo a mi Señor: ‘Siéntate a mi diestra’». Por lo tanto, pueden sentirse decepcionados al saber que el Jesús resucitado ya está en el trono de David trono en el cielo.

Los judíos de la época de Jesús no creían en él porque lo que esperaban de él no concordaba con la verdadera identidad y misión de Jesús. Incluso hoy, los judíos no creen que Jesús sea el Mesías. Los cristianos ahora pueden responder con valentía a las objeciones judías, como lo hizo Pedro, en el poder del Espíritu Santo. Nada es más efectivo para derrotar los puntos de vista carnales sionistas que la demostración del poder del Espíritu Santo.



  1. Ezequiel 37:24-25. A menos que se indique lo contrario, todos los versículos de la Biblia están tomados de Reina-Valera 1995.↩︎

  2. David B. Curtis, Christ’s Cloud Coming - Mark 13:26-27. https://www.bereanbiblechurch.org/transcripts/mark/13_26-27.htm↩︎

  3. «Yo envío mi mensajero para que prepare el camino delante de mí. Y vendrá súbitamente a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis; y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros, ya viene», ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Pero quién podrá soportar el tiempo de su venida? o ¿quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador y como jabón de lavadores. … Vendré a vosotros para juicio … — Malaquías 3:1-5↩︎

  4. Efesios 3:9-10.↩︎

  5. Efesios 3:8.↩︎

  6. Salmos 2:8.↩︎

  7. Jesús les dijo: —De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido, también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. – Mateo 19:28.↩︎

  8. “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente descendientes de Abraham sois, y herederos según la promesa”. – Gálatas 3:28-29.↩︎

  9. “No es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne”. – Romanos 2:28↩︎

  10. “… Luego todo Israel será salvo, como está escrito: «Vendrá de Sión el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad”. Romanos 11:26↩︎

  11. “Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón, porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la Ley, el culto y las promesas. A ellos también pertenecen los patriarcas, de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén”. — Romanos 9:1-5↩︎

  12. Gálatas 3:16↩︎

  13. La mayoría de las versiones de la Biblia nos dan la impresión de que Pablo está bendiciendo a dos grupos de personas: los que “todos los que andan de acuerdo con esta regla” y el “Israel de Dios”. Esto se debe a que la palabra griega και se traduce como “y”. Como resultado, los lectores pueden pensar que Dios tiene dos grupos de personas: la Iglesia e Israel. Pero eso va en contra del mensaje de esta epístola. Además, si lo leemos como “y”, el versículo 16 contradecirá el versículo 15. Nueva Traducción Viviente lo presenta con mayor precisión: “Que la paz y la misericordia de Dios sean con todos los que viven según ese principio; ellos son el nuevo pueblo de Dios”.↩︎

  14. “Pero, ¿qué dicen las Escrituras?: «Echa fuera a la esclava y a su hijo, para que el hijo de la esclava no comparta la herencia del hijo de la libre». Así que, hermanos, ¡no somos hijos de la esclava, sino de la libre”! — Gálatas 4:30-31.↩︎

 

 


Sobre el autor

Philip Eapen, un científico ambiental de formación, dedicó su vida a proclamar el evangelio de Jesucristo desde que se dio cuenta de que el mundo necesita a Jesucristo más que nadie ni nada. Además de compartir las buenas nuevas de Jesucristo, Felipe también enseña a los cristianos cómo prepararlos para el servicio.

Fecha: April 1, 2020

 

Tweet

 

Twitter YouTube PayTM PayPal

 

BACK |  TOP |  INDEX |  HOME
ABOUT |  CONTACT |  SUPPORT |  SITE MAP |